martes, 3 de noviembre de 2009

Gibt mir deinde händ...

Será que no puedo apartarme, alejarme, eliminarme, suprimirme, borrarme de la historia de algunas personas. Sobre todo cuando esa persona está ante la adversidad, la incertidumbre y la duda. No hay más que extender la mano, hacer a un lado las diferencias y conflictos internos y, al menos, ofrecer unas palabras de aliento, que quizás en una situación así no sirvan de mucho.

No hay mas que seguir adelante, romper el huevo, enfrentar al mundo real, darle unas buenas bofetadas a la vida, exigir recompensa por lo sufrido y vivir, sin más.

Hay que hacer a un lado las diferencias para poder ofrecer una mano amiga, tendida todo el tiempo...

Me he dado cuenta que en algun momento, herí con esas mismas palabras. He de meditar las cosecuencias...

5 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

No me sorprende lo que dices, no esperaba menos de ti.

Y aún cuando odies a Enrique, yo si lo voy a ver, viva!!!!

Alma Rosa dijo...

Reflexionar sobre nuestros actos y asumir las consecuencias.. mm interesante, mijo estamos madurando :) y eso es excelente.

la lucha debe ser por lograr ser mejores personas y si herimos corregir, si no se puede, pues retomar el paso y no volverlo a hacer.

que más podríamos hacer, a que mas hemos venido aqui sino a disfrutar, sentir y compartir?

así que adelante siempre

te mando un grannn abrazo.

««ÉÞï£êÞt¡C GîR£»» dijo...

El rencor es malo y el odio tambien el orgullo es peor.

yo digo no se, yo no soy asi... pero si se que es sentir cosas feas por alguien algunas veces.

o no se :S

««ÉÞï£êÞt¡C GîR£»» dijo...

El rencor es malo y el odio tambien el orgullo es peor.

yo digo no se, yo no soy asi... pero si se que es sentir cosas feas por alguien algunas veces.

o no se :S

Ana Faerie dijo...

yo creo que cuando una persona admite sus errores y aprende de ello va ganando toda batalla