jueves, 31 de diciembre de 2015

Post de fin de año 2015

Un año más está terminando.

Un año más en el que sucedió de todo, desde momentos felices hasta momentos muy tristes, pasando por reencuentros, desencuentros y una que otra despedida.

Ya no sé si hago esto por tradición, por costumbre, por necesidad, por necedad o por qué carajos. Y creo que ya no importa mucho que digamos.

Este blog empezó como una especie de broma o algo así. Se fue convirtiendo en un espacio para poder expresar cosas que, quizás, en el mundo real no puedo o no sé cómo.

Sin temor a equivocarme sé que me faltarán cosas por recordar y plasmar aquí, espero que mi memoria me ayude para poner lo más posible.

ENERO

El año empezó con un viaje (premonitorio) a la ciudad de Querétaro. Tuve que arreglarle la vida a Telcel una vez más (como en diciembre del 2014 en Ciudad Juárez) y estuve una noche y medio día. Es una ciudad muy bonita, pequeña en su Centro Histórico y su comida es muy rica.

FEBRERO

Creo que no hubo mucho movimiento, aunque empezaban los turnos nocturnos. Si mal no recuerdo, seguía en mis clases de guitarra con Alan Boguslavsky. Algunas salidas con mi pareja y convivencias con mi familia, en especial para el cumpleaños de mi hermana (que ahora que recuerdo, me tocó ir a Cuautitlán Izcalli a arreglarle la vida a Telcel, otra vez).

MARZO

En dos palabras: VIVE LATINO. Sin duda ha sido el mejor a los que he asistido, tanto por la compañía como por lo sucedido, y es que después de 5 años, Nacho Vegas me firmó mi copia de su libro "Política de hechos consumados". Ver a Garbage, Apocalyptica, Interpol, Robert Plant y demás buenas bandas, fue genial. También conocí a un buen camarada de Alemania, con el cual nos pusimos una peda épica.

ABRIL

De la nada, a mediados del mes, salí a cortarme el cabello y me rapé. Me veía raro, una mezcla entre tío Lucas, Lex Luthor y Wilson Fisk con un toque de Billy Corgan. Es la primera vez que lo hago y no me arrepiento, fue bastante liberador no tener que peinarme por más de 2 meses (tiempo que tardó mi cabello en crecer). Más desveladas.

MAYO

Algunas salidas más, tratando de romper la rutina. No recuerdo mucho del 10 de mayo, solo que fui a cenar con la familia de mi entonces novia a un buen restaurante de mariscos. A mi madre le regalé ropa, si mal no recuerdo.

JUNIO

Salida a Real del Monte. Un bello fin de semana. La comida es deliciosa. El clima era simplemente perfecto, entre frío y lluvioso. Como bien decían los antiguos habitantes británicos, el clima es similar a Inglaterra. Por fin pude conocer el Panteón Inglés y las famosas lápidas masónicas. En un momento de debilidad, mandé un correo de "feliz cumpleaños" que no tuvo respuesta. De haber sabido...

JULIO

Cambios en el trabajo. Nuevo puesto con el mismo sueldo y el doble de chinga, rotando horarios. Una basura pues. El 4 de julio vemos a Panteón Rococó festejar su 20 aniversario en la Arena Ciudad de México. No soy fan, pero ese concierto lo disfruté muchísimo.

AGOSTO

No recuerdo que pasó aquí. Supongo que entre los cambios de turno y la cotidianeidad no hice mucho. Creo que por estas fechas se pausaron las clases de guitarra por compromisos de mi maestro.
También creo que fue por estas fechas que nos volvimos a ver una ex y yo, después de 2 años y medio o 3, no recuerdo. Fue una buena tarde, no lo niego.

SEPTIEMBRE

"La costumbre hizo bajar la intensidad" dice la canción, y en este mes volví a casa de mis padres, dando fin a una hermosa aventura que no supe (o no quise) mantener. Hay que hacerse el fuerte, no puede uno andar triste por la vida. En un arranque de locura, me compro un boleto de avión para tomar unas vacaciones fuera del país. Creo que aquí nos volvimos a dejar de hablar esa ex y yo. No recuerdo la fecha exacta, pero creo que fue por estas fechas que hubo una pérdida muy importante y muy impactante. Cosas que no deberían suceder. Sobra con decir que los ataúdes pequeños son los más pesados de cargar.

OCTUBRE

El mes de mi cumpleaños fue enmarcado por dos eventos: mi viaje a Chicago y el concierto de Nacho Vegas, horas antes de mi viaje. Fue una cosa maravillosa, pues el concierto ha sido, si no el mejor, de los mejores que ha dado Nacho. Vi de lejos a mi ex llevando a su novio casi a la fuerza. También hubo reencuentro con viejos conocidos. El mundillo del rock español es irritantemente pequeño. El el sábado 17 salgo hacia Chicago y paso una semana en suelo norteamericano. Fue un poco deprimente andar solo, pero me dio oportunidad de aclararme en muchos aspectos. Mi cumpleaños 29 lo paso con mi familia que vive allá, cenando como si no hubiera mañana y haciendo muchas compras. Ese mismo día, recibo un correo de despedida, que verdaderamente me quitó un peso de encima. Volví a México y no habían pasado 60 minutos cuando ya quería regresarme.

NOVIEMBRE

Debido a ese cambio de área en el trabajo, no pude disfrutar las fiestas de día de muertos, pero al menos pude ir al concierto de los Fabulosos Cadillacs que fue una cosa impresionante. Nunca los había visto en vivo y son una máquina de hacer bailar. Empiezo a tratar de revivir, conociendo gente nueva. Y si, mucha de esa gente nueva son mujeres, lo cual me pone nervioso. Especialmención al 21 de noviembre, en el que, después de 14 años, volví a tener contacto con Paola, quien fuera mi novia en la secundaria y a quien le dediqué este post. Me dió mucha emoción y no pude ocultar mi alegría.

DICIEMBRE

Cerrar el año sin hacer otra cosa que trabajar y trabajar, sin ver una verdadera remuneración. El fin de semana del 12 de diciembre emprendo un viaje relámpago a Querétaro (por eso en enero dije que era premonitorio) por "razones personales que algún día contaré" y por las cuales he de volver pronto. Pasear, comer y beber cerveza artesanal fueron el mejor relajante para un trabajo que no me satisface, no me gusta y que no puedo dejar, porque no me he titulado. El 18 se lleva a cabo una reunión de amigos en mi casa, quizás la última que haga en mucho tiempo. Me la pasé de maravilla, guardando muchos buenos momentos en la memoria. Tenía mucho que no me la amanecía, gracias al poder restaurador de un Monster que me tuve que beber como a las 3 de la mañana. Navidad la pasé, adivinaron, trabajando en turno de noche, así que no hubo cena, aunque sí un par de regalos por parte de mi hermana y mi madre. Brevísimas "vacaciones" para pasar el Año Nuevo con mi familia.

Como verán, mi año no estuvo muy extraordinario que digamos. Un año más en el que no me he titulado. Un año más en el que no había podido superar a una persona que llevaba 10 años en mi vida y que, al fin, se le pudo dar punto final. Para bien, espero. Un año en el que nuevamente no supe bien lo que quiero de mi vida. Un año en el que el trabajo fue mucho y la paga poca. Un año de reencuentros con viejos amigos. Un año de buenos conciertos y muchos buenos momentos, en contraste con algunos tragos muy amargos.

Pero ¿de qué se trata la vida si no es de claroscuros?

Ahora con la llegada del 2016 se avecinan muchas cosas, entre ellas, mi llegada a los 30 años de edad. Veremos si llego como quiero: habiendo bajado de peso, habiendo cambiado de trabajo (o al menos de área) y habiendo hecho mi trámite de titulación.

Por ahora, vayan con sus seres queridos, abracenlos, díganles cuánto los quieren ahora que pueden, en vida, en el aquí y ahora. No se vayan a arrepentir después.

Feliz 2016.





































Ya, lléguenle!

3 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

Pues tuviste un año aceptable, entonces.

Chido 2016. Un saludo.

Jedi Master GenesisOrion dijo...

Primer comentario.

Alexander Strauffon dijo...

Qué onda. Un saludo.